Borderlands

Hola de nuevo! Vuelvo para hablarles de éste juego que estoy jugando últimamente. Parte Shooter en primera persona, parte RPG, el juego trata de armas, cacería de tesoros, armas, tiempos post-apocalípticos, armas, dinero, y principalmente… armas. ¿Ya mencioné que el juego contiene armas?

splashse

Una arriesgada entrega de Gearbox Software y 2K Games, Borderlands es una interesante propuesta para aquellos a los que le gusten las gráficas estilizadas, el capitalismo, y los shooters. En Pandora, un planeta destruido, con naturaleza agotada, bandas de pandilleros y monstruos mutantes, cuatro cazadores de fortunas toman armas y van en busca del tesoro escondido del planeta: La Cámara (The Vault).

Para los que no somos franceses, el chofer dice “Bien, ¡hora de despertarse! Es un hermoso día, ¡lleno de oportunidades!” (video: Playscope)
El juego transcurre en Pandora, un planeta desierto, abandonado de toda esperanza, al que van los cazadores de tesoros en busca de “La Cámara”, un lugar mítico de leyendas locales, que promete al que lo encuentre su avanzada tecnología alienígena, riquezas inconmensurables, poder, fama, y mujeres. Pues nosotros somos uno de ésos cazadores de tesoros, en busca de dinero fácil, ganado por medio de balazos y explosiones.

El estilo de juego parece simple. Al comenzar, el jugador deberá elegir una de las 4 clases disponibles:

  • El Cazador (Hunter), hábil con los rifles Sniper, que tiene a su leal halcón mascota Bloodwing que ataca a los enemigos;
  • La Sirena (Siren), experta con armas elementales, puede entrar en Movimiento en fase (Phasewalk) para volverse invisible y causar daño;
  • El Soldado (Soldier), militar entrenado que puede poner torretas Ecorpión que pueden servir de cubierta o apoyo;
  • El Bersérker, enorme sujeto que resiste mucho y con puños que pegan muy fuerte.

Cada clase tiene una única habilidad especial que usará durante el transcurso del juego para derrotar a las bandas de matones que abundan. Empiezas en el pobladito de Fyrestone, donde un robot amarillo te instruye con tus primeras misiones para ganarte la confianza de la gente.

La interfaz HUD (que te otorga el robot al empezar el juego) incluye medidores de salud, de escudos, de municiones, un apuntador de objetivos y un medidor de experiencia, la cual sirve para aumentar los niveles al personaje. El jugador tiene una serie de "Habilidades”, algo así como los “Talentos” del World of Warcraft, que mejoran alguna proficiencia del personaje, que irá subiendo conforme vaya subiendo niveles, y varían según la clase elegida.

Al matar a los enemigos, éstos pueden dejar objetos, que iremos recolectando para ganar dinero o mejorar nuestro equipo: nos dejarán dinero, armas, escudos, municiones, modificadores, y otras cosas que deberíamos recolectar igual para luego llevarlas a vender y así hacernos millonarios, que es lo que queremos.

Hasta ahora todo normal, pero el punto fuerte del juego (como quedó claro antes) son las armas de las que se dispone. El juego casi no tiene armas pregeneradas, sino que cada vez que un enemigo vaya a tirar una, o las veas en las tiendas o los cofres, éstas armas se generan automáticamente, la forma, las características, todo se genera al momento. Ésto hace posible que haya prácticamente infinitas posibilidades de combinaciones de armas únicas, a excepción de algunas armas raras (como las que se obtienen por misiones). Cada arma incluso tiene información de su fabricante, que influye en ciertos puntos fuertes y débiles del arma (un fabricante hace armas más fuertes, otro más rápidas, etc).

Un espectáculo de luces.

Algunas armas también poseen poderes elementales, que permiten infligir daño extra contra ciertos enemigos o causar efectos adicionales. Éstos efectos son: Armas Incendiarias (pueden quemar enemigos, fuertes contra enemigos de carne y hueso), Eléctricas (pueden electrocutar, debilitan escudos más rápido), Corrosivas (derriten armaduras, se propagan entre los enemigos) y Explosivas (pueden causar explosiones que crean daño adicional). También hay granadas explosivas, a las que se le pueden instalar Modificadores para que tengan algunos de éstos poderes elementales, y otros efectos adicionales.

El juego también admite juego en línea y en LAN, en modo cooperativo vía GameSpy. Si alguna misión es muy difícil o te cuesta derrotar a un jefe, puedes llamar a un amigo a que te ayude con él. Mientras juegues con amigos, la cantidad y dificultad de enemigos aumentará, y el botín que dejen será de más calidad. Se puede incluso entrar en el juego de un amigo para que te ayude a subir niveles, ganar dinero o competir en las Arenas. (Cuidado: mientras que la Experiencia y el dinero se reparten iguales todo lo demás es “del primero que lo toma”. Por eso deberías jugar sólo con tus amigos)

En la foto, un "Psicópata Cabronazo". No mostrado: los otros menos cabrones.

Luego los gráficos entregan bastante. El estilo de “arte conceptual” del shading hacen que el desierto de Pandora no sea un desierto más, sino que tenga detalles que le agreguen personalidad al ambiente. Los personajes y enemigos también tienen ese filtrado, que agrega estilo propio al juego. El estilo del dibujo, la naturaleza de los personajes, las escenas y los diálogos dan ese toque de humor maduro que a mí me gusta ver en los juegos Open-mouthed smile.

Éste juego ya tiene 4 paquetes de DLC (contenido descargable) que son “Claptrap’s Robot Revolution”, “Secret Armory of General Knoxx”, “Mad Moxxi’s Underdome Riot” y “The Zombie Island of Dr. Zed”. Cada uno de éstos paquetes descargables añade al juego más misiones, más enemigos y, obviamente, más armas.

Cúantas veces me habré quedado frente a la PC hasta tarde diciéndome “una misión más y ya”, mientras me peleaba con enanos y psicópatas, volándoles la cabeza desde lejos y quemándolos cuando se acercaban. Es un juego bastante adictivo, y mucho más divertido si se juega con amigos. Yo recomiendo a los que les gusten los Shooters y los RPG que lo prueben, en mi caso los Shooters me aburren después de un tiempo, pero éste me hace querer seguir jugándolo cada vez.

Espero preparar otro artículo para la próxima semana, cuando se me ocurra algo sobre lo que escribir Winking smile. Hasta entonces, ¡Nos vemos! ¡Y sigan leyéndonos!